• PDSPORTS

¡Tiempo de fuera!

16 de Junio 2020

ESCRITO POR: CONSTANZA MARTÍNEZ


La situación de racismo sistemático que sufre la población estadounidense es un tema serio. El pasado 25 de mayo, George Floyd, un hombre afroamericano murió a manos de la policía de Minneapolis; lo asfixiaron por haber cometido un delito. Esto causó indignación y protestas, no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo. A pesar de la pandemia millones de personas salieron a mostrar su inconformidad. El mundo del deporte y en este caso la National Football League (NFL) no sólo denunciaron, sino levantaron la voz por haber sido víctimas del racismo.

En 1920 se fundó la (APFA) American Professional Football Association, un año después cambió a su nombre actual; NFL. En sus principios hubo nueve jugadores y un entrenador afroamericano pero en 1933 los dueños de las franquicias prohibieron la contratación de deportistas de color y únicamente podían participar en la liga universitaria.


Existieron muchas modificaciones para aceptar a jugadores afroamericanos. En 1959 se creó la (AFL) American Football League donde no existía ningún tipo de segregación, en 1970 se fusionó con la NFL y desde entonces se ha visto la presencia de cualquier jugador, sin importar su color de piel.


A principios de la década surgió el movimiento “Black lives matter” cuya misión es denunciar las formas en las que la comunidad afroamericana es privada de sus derechos humanos. La NFL fue parte de esta protesta cuando en 2016, en el tercer partido de la pretemporada el quarterback de los 49ers, Colin Kaepernick se quedó sentado mientras sonaba el himno nacional y expresó que hasta que la bandera de su país no representara lo que dice, no dejaría de protestar.

12 de septiembre de 2016. El quarterback de San Francisco Colin Kaepernick (7) y el safety Eric Reid (35) arrodillándose durante el himno previo al duelo frente a los Rams. // Créditos: AP Photo/Marcio José Sánchez


Otros jugadores de la liga se unieron a la protesta e imitaron el comportamiento de Kaepernick; parte de la sociedad entendía el porqué de esta exigencia, sin embargo hubo quienes lo vieron como falta de respeto, pero el presidente de ese entonces, Barack Obama, apoyó a los jugadores que participaron en el movimiento.


Al principio de la temporada del 2017 apareció Donald Trump, presidente en turno de EE.UU., quien se tomó personal el arrodillamiento durante el himno nacional de los jugadores y pidió a los dueños de los equipos que despidieran a los que tuvieran tal comportamiento. Las Águilas de Filadelfia, equipo campeón en 2018 decidió no asistir a la habitual recepción en la Casa Blanca y Trump retiró la invitación. En 2019 sólo tres jugadores fueron quienes continuaron con la protesta; Eric Reid, Kenny Stills y Albert Wilson.

6 de junio de 2020. El receptor abierto de los Jaguars, Chris Conley dando un discruso en una protesta fuera de la oficina del sheriff en Jacksonville. // Créditos: AP / Bob Self


Luego de la situación de Floyd, que levantó al mundo, la NFL se vio involucrada y los jugadores aprovecharon su fama e influencia para unirse al movimiento en contra del racismo y luchar por un cambio en la sociedad. A pesar de que hay muchas estrellas reconocidas, nada los exime ni les quita el dolor de la discriminación por su color de piel.

La NFL decidió respetar a todos los que quisieran arrodillarse como símbolo de protesta sin ninguna repercusión, además prometió que durante los próximos diez años donaría 250 millones de dólares para apoyar la lucha en contra del racismo, esto provocó ira en el presidente del país y por medio de su cuenta de Twitter afirmó que de ser así no vería ningún partido de la NFL.


#NFL

#PDSPORTS

#ChrisConley



A BLOG BY P-DOG

contacto@pdog.com.mx

El mejor portal de deportes MX

México

© 2020 BY P-DOG SPORTS. PROUDLY CREATED BY DIGIEMPRENDEDORES